Gana calidad de vida, aligera tu carga de trabajo

Gana calidad de vida, aligera tu carga de trabajo

La sensación de sobrecarga es una dolencia de la vida profesional que puede llegar a afectar a tu vida privada.
Responsabilidad, soledad, miedo a equivocarse, mareo antes la incertidumbre… Son el pan de cada día para quienes tienen la responsabilidad de un negocio o de una organización.
Si tienes un rol de liderazgo, como directivo en una organización o en tu propia empresa, seguramente dominas el arte de transformar el malestar en empuje. Aun así, si tiense dificultades en empoderar a otros y en delegar, es posible que te estés sobrecargando de tareas que bien podrías pasar a otros para ganar tú tiempo y concentrarte en aquello que realmente importa en el negocio.

Si esta es tu realidad y lo ha sido por más de doce meses, lo más probable es que estés en un bucle que se realimenta: a más cansancio, más errores y más cansancio. Así pierdes calidad de vida y calidad profesional.
¿Qué pasaría si exploraras otro camino? Por ejemplo, considera la posibilidad de construir un equipo confiable. Un team de trabajo te puede aportar muchas ventajas y, sobre todo, ayudará a aumentar tu productividad. Porque dos cabezas bien sincronizadas crean más ideas que una, y tres crean más que dos.

Hay dos aspectos que frenan la capacidad de crear sinergias en el ámbito profesional.

  • Seguir proponiendo relaciones profesionales jerárquicas, basadas en el poder y el mando. Se trata de un modelo de la era industrial del siglo pasado que ya no sirve en un mundo en red.
  • Frustrar las aspiraciones de otros a aportar generando ideas. Las personas activas en el mundo laboral aspiran a conseguir satisfacciones que van más allá de la pura economía, y esto sí es algo muy propio del siglo XXI. Hoy, las personas quieren contribuir con su creatividad, quieren asumir responsabilidades, expresarse y sentir que se reconoce su aportación.

Tanto si eres profesional independiente como si trabajas con cien colegas o con mil dependientes, necesitarás relacionarte a diario para alcanzar tus metas, negociar, comunicar, persuadir, explicar, lograr que otras personas actúen y que todos avancen alineados a objetivos comunes.

Este entramado de relaciones sólo puedes sostenerlo con un liderazgo que inspira y empodera. Para obtener resultados de los demás debes atender sus necesidades de autonomía y reconocimiento.
A cambio, el equipo tendrá confianza, te seguirá, te aportará ideas, te dará seguridad y te ayudará a mejorar tu calidad de vida y tu calidad profesional.

En el entorno en que nos desenvolvemos hoy en día, que evoluciona a una velocidad de vértigo, ninguna organización, empresa o profesional puede avanzar de forma aislada, y las competencias relacionales, de comunicación y de inteligencia emocional son armas imprescindibles para sobrevivir.

Si te interesa este tema, suscríbete y recibirás actualizaciones mensuales.

Permalink

Posts relacionados

¡Comenta!

ENVIAR COMENTARIO

*