Cómo medir la salud de tu entorno de trabajo

Cómo medir la salud de tu entorno de trabajo

Cómo medir la salud de tu entorno de trabajo

Hay entornos de trabajo saludables y otros que no lo son tanto. En un entorno malsano la gente trabaja a disgusto y los resultados son pobres, mientras que en un entorno sano la gente da lo mejor de sí misma y la organización obtiene resultados positivos.

Leí una vez una fórmula interesante: el desempeño de una persona o de un equipo, es igual a su potencial menos las interferencias. La función de quien lidera es precisamente reducir y eliminar las interferencias para que los equipos puedan desplegar su potencial y alcanzar un alto desempeño. En la persecución de dicho objetivo, los líderes pueden optar por alguna sesión de coaching grupal que les permita mejorar la salubridad de su entorno de trabajo.

Una organización sana se reconoce por los comportamientos de su gente, y como las personas tenemos necesidades comunes, poco influye que la organización esté formada por tres o trescientas personas. Con el tamaño aumenta la complejidad, pero los elementos del juego son básicamente los mismos.

Por ello podemos identificar unos pasos básicos para que la persona que lidere ayude a su gente a mantener e incrementar su desempeño, tanto en tiempos de crisis como en tiempos de bonanza.

  • Cuando hablas con tu gente, escucha con atención y haz como hacemos los profesionales del coaching grupal: para responder a sus preguntas y para exponer tus ideas y propuestas, usa las mismas palabras que ha usado tu gente. Mira mi post sobre comunicación eficaz a partir de la empatía.
  • Habla de forma clara, precisa, honesta y personal, para que tu equipo pueda comprender exactamente tu mensaje y tu visión.
  • Mantén el foco de tu gente en las soluciones más que en los problemas, guíales para que puedan encontrar sus mejores soluciones.
  • Escucha lo que tu equipo está tratando de decirte, no te cierres en la idea de que eres tú quien debe decir qué es lo que se debe hacer. Fomenta y reconoce las ideas de tu equipo.

Cuando actúas de esta manera, generas una corriente de confianza y ganas de hacer que posibilita que tu equipo se sienta a gusto trabajando y esto repercute en los resultados empresariales.

Aquí te doy una breve lista de comportamientos observables que indican que el grupo, el equipo o la organización gozan de clima positivo.

  1. Visión: Las personas tienen ganas de progresar y de asumir más responsabilidades, si hay cambios en la forma de trabajar aceptan con agrado explorar nuevas funciones.
  2. Colaboración: Hay una atmosfera de cooperación y la colaboración, es una forma natural de operar frente a los imprevistos o a cargas de trabajo inesperadas el equipo se reorganiza de manera espontánea.
  3. Comunicación: La comunicación fluye de manera eficaz, las personas del equipo buscan activamente la información que necesitan, al tiempo que detectan y transmiten la información relevante a las personas pertinentes y no hay sorpresas desagradables de último momento por olvidos o falta de información importante.
  4. Conocimiento: Las personas transmiten su conocimiento y lo hacen explícito para uso de todo el grupo, no hay pérdida de valores porque las personas con talento se quedan.
  5. Aprendizaje: Cuando hay errores y problemas se afrontan abiertamente. El foco no está en buscar culpables, sino en comprender las causas para aprender y no repetir los mismos errores una segunda vez.
  6. Lealtad: Las personas en el equipo sienten que pueden contar con los demás y confían en su líder. El grupo asume que el compromiso asumido se cumple y que cualquier persona del equipo, incluida la persona que lidera, hace su parte.

¿Cuántas de estas afirmaciones se cumplen en tu organización?

¿Qué puedes hacer tú para que tu equipo mejore la forma en que genera resultados?

La buena salud de un equipo de trabajo no es para tomarla a broma, cuando la misma se resiente puede ser buen momento para apostar por alguna sesión de coaching grupal. En mi blog encontrarás más contenidos sobre liderazgo y cómo motivar a tu equipo.

En cualquier caso, si prestas atención a las señales y actúas a tiempo, es posible frenar los problemas que puedan surgir y volver al buen camino en la persecución de los objetivos.

Comparte aquí tus experiencias y opiniones sobre coaching grupal y qué aspectos y comportamientos indican la buena salud de un equipo.

Si te ha gustado este post, hazlo circular entre tus contactos y si quieres hablar conmigo, escríbeme y contestaré personalmente tu mensaje.

Permalink

Posts relacionados

¡Comenta!

ENVIAR COMENTARIO

*