Cómo movilizar tu creatividad

Cómo movilizar tu creatividad

Cómo movilizar tu creatividad

“¿Quién de vosotros era bueno dibujando cuando era niño?” pregunta el formador del curso de facilitación gráfica. Todos los participantes levantan sus manos. La mayoría son hombres e ingenieros.

“¿Quién de vosotros piensa que dibuja bien hoy?” pregunta de nuevo el formador. Una persona levanta su mano, dos personas mueven las suyas pero las dejan a medio camino. El resto de los participantes, unas 15 personas, se quedan con las manos quietas. Claramente piensan que no saben dibujar.

“¿Y qué pasó desde que erais niños y sí sabíais dibujar?” La tercera pregunta cae en la sala y la llena de silencio y curiosidad. Es verdad, piensa cada uno, me gustaba dibujar de niño, ¿cuándo dejé de hacerlo, y por qué?

Puedes profundizar en esta y otras muchas capacidades que posees, pero que no sabes cómo poner en valor, explorando territorios fuera de tu zona de confort a través del coaching personal en Madrid, descubrir que allí puedes estar a gusto y además, incrementar tu productividad.

Ya sabes, los niños son espontáneos y la creatividad les sale a raudales. Nadie les ha enseñado todavía a temer al fracaso, así que abordan cada problema con mente abierta y ganas de explorar nuevas soluciones sacando lo mejor de lo que saben hacer o han visto hacer a los adultos.

Los niños se equivocan, obviamente, pero no les importa. Jugar y expresarse es lo más importante para ellos. Es con el paso del tiempo, cuando nos dejamos atrapar por la penalización del riesgo creativo. Conforme vamos creciendo, el sistema educativo y el entorno se encargan de enseñarnos que equivocarnos es malo y que debemos avergonzarnos de nuestros errores. Y para reducir el riesgo a que nos rechacen, optamos por comportamientos ‘seguros’ y construimos muros para contener nuestra imaginación, porque tememos que si la dejamos fluir pueda crearnos problemas.

A la larga, el resultado de esta estrategia es que cuando necesitamos renovar, crear algo nuevo, nos faltan recursos.

¿Cómo serías si pudieras por fin encontrar la solución a aquel tema que entorpece tu trabajo, al cual ya has dedicado horas y energías mentales sin sacar nada en claro? ¿Te imaginas cómo sería si pudieras diseñar un producto o servicio novedoso que respondiera a necesidades no atendidas que has detectado en el mercado?

La creatividad, un proceso natural

La creatividad no está escondida en los genes de unos pocos elegidos. Más bien es un proceso que, muchas veces, realizamos sin darnos cuenta y que podemos enriquecer si aplicamos el método de manera sistemática. Aunque la hayas desterrado de muchos ámbitos de tu vida personal y profesional, existen técnicas y métodos para volver a cultivar la creatividad y el ‘pensamiento lateral’.

La creatividad se desarrolla cuando creas las condiciones necesarias:

  • que confíes en tu capacidad y en la capacidad de tu equipo;
  • que las ganas de crear algo nuevo sea mayor que el miedo a fallar;
  • que priorices el aprendizaje como camino para la innovación.

Esto significa saber arriesgar, delegar y dar un feedback maduro.

Los servicios de coaching personal pueden ayudarte a despegar, a encontrar ese espacio en el que desarrollar capacidades que no pensabas que fueses capaz de llevar a cabo.

Te invito a que comentes aquí tus ideas y a que te suscribas a mi blog.

Si te interesa saber más sobre creatividad aplicada, escríbeme y pregunta por una sesión estratégica gratuita.

Permalink

Posts relacionados

¡Comenta!

ENVIAR COMENTARIO

*